RECUERDOS DE FERIA (Susurros al Oído)


En la vida hay momentos en que debemos realizar acciones un poco tontas pero a la vez para proteger lo que sentimos nuestros, así fue el caso de ella quien realizó una hazaña algo divertida y que los marco por el resto de sus vidas y aun con el correr de los años no se explica que fuerza sobre humana la llevo a realizar esa proeza con lo tímida y reservada que era ella.
Fue la tarde del 21 de noviembre a solo 4 días de esa noche inolvidable cuando se dirigió a la zapatería donde conoció al chico que la cautivo, iba pensando en el camino que debía decir para que no fuera tan obvió el de que ella fuese, cuando recordó unas sandalias gran turismo de corcho que había visto en el mostrador y le encantaron en ese momento dijo listo ya tengo la excusa perfecta, fue en la tarde pues recordó que en la mañana que vio sus botas antes de comprarlas el chico no estaba y él en el amanecer le comentó que trabajaba de tarde pues en la mañana iba a la universidad. Entro muy decidida y más entusiasmada que la noche de sus botas y de pronto algo no estaba bien….. Él no estaba allí, inmediatamente cambio su semblante y se dirigió a la vitrina más cercana para aclarar sus ideas cuando se le acercó, otro chico y le dijo buenas tardes en que puedo servirte ella un poco achicopalada (como decimos los maracuchos) gracias lo que venía a buscar ya no está, cuando el chico dio la espalda… Le vino el alma al cuerpo era él saliendo de una puerta que estaba al fondo con un par de zapatos en las manos estaba, atendiendo a un señor Ella respiro profundamente y se le acercó y le dijo disculpa puedas atenderme el inmediatamente se volteo pues reconoció su voz, con gusto déjame terminar con él y te atiendo, ella se sentó pero la impaciencia la mataba y tres minutos fueron horas, él se desocupó y fue corriendo a atenderla. Sabes el viernes vi unas sandalias gran turismo de corcho que me gustaron, él de inmediato fue a buscárselas sin siquiera preguntar su número creo que se le grabo en su memoria. Aprovechando el momento y entre otros zapatos que se midió solo para poder conversar con él pues estaba trabajando y no podía recibir visitas y mucho menos estar un momento tranquilo, se pusieron de acuerdo para volverse a ver era martes y para los dos el fin de semana era demasiado lejos pero tuvieron que conformarse pues entre las faenas diarias de cada uno era muy difícil entre semana.
Ella se fue un poco deprimida pues el sábado era realmente lejos, al cabo de unos minutos recibió una llanada, a su nokia era el que había cuadrado con un compañero del turno de la mañana para, que le hiciera él miércoles que él se lo pagaba, pues quería dedicarle unas horas a ella y después de notar que ella había ido por él y no por las sandalias pues ella no le enseño las que supuestamente le encantaron y no le vendió el mismo modelo que estaba en el mostrador y ella no se dio cuenta, el la invitó el el día siguiente a su facultad le dijo que a eso del mediodía, pues tenía el miércoles libre en el trabajo, ella ni corta ni perezosa acepto la invitación y su sonrisa volvió, esa noche no pego un ojo, por la ansiedad de volver a verlo pues sentía una extraña atracción hacia el Ella recordaba aquellos ojos café oscuro que reflejaban paz y seguridad, llega el día miércoles y con él un entusiasmo en el ambiente ella relajada pero entusiasmada se puso a escoger que le combinara con las sandalias que él le escogió pues con el delirio que tenía al verlo no se percató que no eran las sandalias que ella había visto, como los miércoles veía clases de noche tenia, el día libre y decidió irse más temprano a su encuentro y así caminar por donde el caminaba y conocer su entorno mientras él estaba en clases, él le dijo que la esperaría en una banca que estaba cerca de un pequeño jardín al lado del cafetín que allí él se sentaba en sus horas libres para leer, ella se sentó en una banca retirada que la tapaba un arbusto pero a ella le permitía observar hacia la banca de él
A las 11:45 de la mañana él llegó y se sentó allí a esperarla, ella del otro lado y sin que el se diera cuenta se deleitaba al verlo leer, pero decidió hacerlo esperar para crearle la duda que ella vendría, pero fue imposible por que paso algo que le altero los nervios… Una chica algo atractiva y con una conducta, muy extraña que ella percibió por ser mujer, se sentó al lado de él y saco el mismo libro que él leía era una novela y alcanzo a leer el nombre en la portada y y decía Nuestra Historia y la chica le dijo me encantaría analizarla contigo, el miro su reloj y le dijo bueno tengo unos minutos la compañera le dijo ya veras que tendrás mas mirándolo fijamente a los ojos como queriendo decirle algo mas, él la miro y se sonrió, en ese momento ella sintió unas ganas enormes de irse, pues en ese instante sintió que lo que ella sentía no era mutuo y se imaginó que ellos tenían algo. Otra vez entristeció se levantó y cuando iba a dar un paso se le cruzó algo por la mente mejor me cercioró antes de irme pues el no me hubiese invitado a venir aquí y fue allí donde realizó esa hazaña que aún le hace reflejar su sonrisa y latir su corazón con más fuerzas. Se sentó respiro profundamente como lo hacia cada vez que estaba,asustada miro su entorno, saco su perfume café de bolso y se colocó un poco en sus manos y se lo paso por su rostro restándole el fuerte olor y dejando un aroma suave y sutil se soltó el cabello y camino hacia el otro lado, cosa de llegarle por detrás, se acercó lentamente a la banca y lo abrazo por la espalda y coloco su barbilla sutilmente en su hombro y acercando sus labios a su oído le Susurro … Que tal si escribimos nuestra propia historia en el libro de la vida, el quedo inmóvil con ese acto y sin aliento pues creo que jamas se espero algo tan profundo de su parte y sin hacer ningún movimiento que la hiciera soltarlo le respondió yo comencé a escribirla desde el día en que te conocí. La otra chica percibió al instante lo que ellos dos sentían.

Y se dio cuenta,que estaba,de más recogió sus cosas y se despidió por que para ellos dos en ese momento el entorno estaba solo
Ella aun en su hombro y sin soltarlo con una picara sonrisa y unas palabras en su “pensamiento” que sin querer de la emoción salieron de su boca dijo aun con sus labios en su oído, Eres mio solo mio! Él estaba perplejo por lo que estaba pasando y aquellas palabras para el fueron una pregunta con una voz que no podía,salir solo alcanzó a decir ! Aja! Ella se asusto y con su carismática inocencia soltó a reírse y le dijo ! UF! Se me chispotio, allí el reaccionó y soltó una,sonrisa que jamás en su vida habían logrado sacársela, el se levantó y juntos comenzaron a caminar el con una voz pícara le dijo ve que aquí atracan y vos llamáis mucho la atención sera mejor que me deis la mano pues,así verán que andáis conmigo y no te hacen nada, ella entre el susto y las ganas de tomarle las manos le creyó y entrelazo su mano junto a la de él y así anduvieron toda la inolvidable tardé. Ella con el tiempo cuando recuerda esa locura que se le ocurrió al sentirse desplazada dice menos mal no me fui, ella aun piensa que le paso a el en el momento de ese abrazo y ese Susurro al oido.